domingo, 23 de diciembre de 2012

Una Amiga más...


Poco llevo escrito en este escondite y me vuelvo a ver obligada a mencionar a mi padre. Y...es que mucho de lo que os cuente, a pesar de que ya no esté con nosotros, el será protagonista, ideólogo o inductor.

Mi padre fue una persona que tenía amigos de todas las edades; era un gran escuchante y su afición por el ajedrez le llevo a tener una gran lista de amistades aunque siempre supo quienes le responderían incluso cuando él faltase. ¡No se equivocaba!

Uno de ellos, al que llamaremos Delfi y al que mi padre le podría sacar alrededor de 15 años, en cierta ocasión, cuando todos nos dimos cuenta que la enfermedad  que aquejaba aceleraba, me comentó en un bar de copas en un encuentro fortuito unas navidades, algo entristecido, que mi  padre era como un padre para él pero con la ventaja de poder depositarle la confianza que tienen los amigos. Esa confesión a mi me enorgulleció y me dejó un dulce sabor de boca...

Esta anécdota no hubiera tenido mayor importancia si no fuera por que... 

Os lo cuento:

Ayer, por la noche, sali a tomar unas copas con unas amigas con las que hacia tiempo que no me encontraba, a la salida de uno de los pubs me encontré con la hija pequeña de Delfi, a la que nombraremos como Aural

Se acercó a mi con una sonrisa a saludarme y al cabo de un rato nos vimos inmersas en lo mucho que echabamos de menos a mi padre...Aural, me abrazó, y con lágrimas en los ojos me dijo: "Sólo tengo 18 años, quizás no pueda aportarte nada, pero yo...quiero ser tu amiga, quiero que sepas que estoy ahí aunque tengamos una diferencia de edad grande; quería mucho a tu padre, le veía como el abuelo que nunca tuve y su marcha me está resultando muy díficil; No he sido capaz de exteriorizar esto en casa, mi padre no lo sabe y las palabras no me salen, no soy capaz...pero no hay un día que no piense en él".

Estas palabras trajeron a mi memoria lo que hacia un par de años me había dicho su padre, las cuales me resultaron emotivas. La historia se repetía... ¡Qué curioso!

Desde aqui Aural me reafirmo en lo que te dije ayer. 

"Tu y Yo seremos amigas, continuaremos con la amistad que empezaron nuestros padres, sin tener en cuenta nuestros 17 años de diferencia, por que .... para que alguien te de cariño, ternura, protección, apoyo...no hace falta tener la misma edad y las dos podemos aprender mucho la una de la otra; así que a partir de hoy, yo tengo  una amiga más."

2 comentarios:

  1. Bueno, sobre este tema qué te voy a decir yo que no sepas tú que pienso... en fin. Un beso fuerte y que 2013 sea más ligerito de llevar, que ya te va tocando.

    ResponderEliminar