miércoles, 21 de enero de 2015

Viaje a Granada (II) - #LiaAndCheivisenGraná

Continuemos la aventura, al igual que dijo Fray Luis de León de vuelta a las aulas en la Universidad de Salamanca: "como decíamos ayer:"

Al ver la estatua de Isabel "La Católica" y Colón, los traumas que habíamos sufrido en el bus que nos trasladó del aeropuerto a la ciudad se nos disiparon: Liacice creo que no sé volvió a acordar del autobusero y su perfecto inglés y yo pude archivar en la memoria esas deportivas "super mega-fashion" doradas (¡No me quiero ni acordar!). Después de contemplar unos minutos el paseo, preguntamos a una de las azafatas del autobús turístico donde se encontraba el hotel y cual fue nuestra grata sorpresa que no estaba a más de cinco minutos de donde nos habíamos bajado. ¡Íbamos a ingerir algo, por fin! Eran las cuatro de la tarde, así que sin mucha dilación y casi sin batería en nuestros móviles, aligeramos la entrada en el hotel, tal era el hambre y las ganas de decir ¡por fin! que hicimos caso omiso a nuestro restaurante, "Los Manueles", donde ya algunos andaban con la copa y las palmas y nos fuimos al "Restaurante Carmela".




Cada una pidió un plato de "flamenquines", que aunque de origen cordobés, en Granada también los hay, ¡vaya si los hay! , y una ensalada para compartir y cual fue nuestra sorpresa que allí no te ponen uno o dos, ¡no! te llenan "la vajilla", así que nos tomamos nuestro tiempo en degustar esos manjares, mientras nuestros vecinos de abajo se hacían numerosos arrumacos y daban rienda suelta a su recién estrenado amor. 


Los enamorados de Granada "piensan y no piensan bien piensan que nadie los mira y todo el mundo los ve".
L'amour tiene estas cosas cuando le das rienda suelta puedes ser mencionado en un blog personal, que es lo que ha pasado. En fin... a lo nuestro, que me evado y ¡No!Dadas las horas de llegada y de avituallamiento, después de observar a las gentes de la ciudad mientras comíamos, nos organizamos para poder disfrutarla al máximo y esa tarde decidimos dedicarla a pasear Granada y descubrir rincones. La temperatura era muy agradable y aunque amenazaba lluvia pudimos cumplir con lo programado, así que plano en mano y móviles a tope nos dispusimos a andar.
Nuestra primera parada por sorpresa fue en el Corral del Carbón que fue construido en el XIV por Yusuf I en plena época nazarí, es la alhondiga mejor conservada que existe. Os dejo dos fotos, una de la puerta y otra del interior para que entendáis por qué a partir de ese momento hacíamos todo lo posible para que nuestros párpados se mantuvieran siempre hacia arriba.


foto tomada de http://www.granadadirect.com
Foto tomada de http://www.viajero-turismo.com/2013/07/el-corral-del-carbon-en-granada.html


Seguimos nuestro tranquilo paseo y los pies nos llevaron a la Plaza del Carmen

,

la plaza de todos los granadinos, que resulta señorial y acogedora. Es donde se encuentra el Ayuntamiento y un gran escudo de la ciudad de Granada da la bienvenida al turista, que desde que pone los pies en ella se siente bien hallado por la amabilidad y simpatía que destilan sus gentes.


Continuamos dirección catedral pero de nuevo nos detuvimos a observar la plaza Bib - Rambla, los vestigios nazaríes volvían a interponerse ante nuestros ojos, es donde se concentra una gran parte comercial y un gran número de cafeterías y restaurantes que no pasan desapercibidos para el turista, como tampoco se le escapará de su campo de visión las diferentes casetas de flores y así llegamos ante "La Catedral", de estilo renacentista, pero con cimientos góticos, la fachada construida con forma de arco de triunfo y su moderada escalinata son las que hacen comprender al viandante donde se haya y es en ese momento donde efectivamente empieza a tomar vida aquel verso, que nos encontramos inscrito en azulejos y acristalado en el edificio de nuestra izquierda según contemplamos la fachada principal.

 "Dale limosna mujer
que no hay en la vida nada
 como la pena de ser ciego en Granada"

La armonía es la primera sensación que el turista tiene al acceder al interior, su belleza, grandiosidad y luminosidad le hacen sentarse para contemplarla silenciosamente, perdiéndose en el tiempo y queriéndose llevar cada detalle en su cámara fotográfica. El reloj parecía  haberse detenido alli dentro pero debíamos continuar, los días de los que disponíamos no eran muchos y el ansía por recorrer, visitar, disfrutar iba en proporción inversa a nuestro tiempo, así que sin mayor  dilación, nos dispusimos a buscar la entrada de la "Capilla Real" donde están enterrados Los Reyes Católicos, Juana "La Loca", Felipe  "El Hermoso" y "El príncipe Miguel" , de lo que aconteció mientras encontramos el acceso a ella y su posterior visita es digno de otra entrada. 


¡No os lo perdáis!







No hay comentarios:

Publicar un comentario