martes, 1 de mayo de 2018

La tragedia del girasol - Benito Olmo.


TÍTULO: La tragedia del girasol.
AUTOR: Benito Olmo.
EDITORIAL: Suma letras.
AÑO: 2018.
PÁGINAS: 400.









Sinopsis (editorial).

«Lo que tenía ante él respondía más bien a un sentimiento enfermizo, que colapsaba la parte más racional de su cerebro y le nublaba el juicio y la capacidad de pensar por sí mismo, convirtiéndolo en un títere en manos de aquella mujer. "Como un girasol -se dijo-, condenado hasta el final de sus días a seguir el movimiento del sol que le da la vida; el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo"».
Suspendido de empleo y sueldo, el exinspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad.
Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto de investigador para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.


¿Quién es el autor?



A Benito Olmo lo conocéis de mi anterior reseña y está claro que ha venido para quedarse. Recordemos que nació en Cádiz el 10 de Marzo de 1980. Es colaborador de varias revistas y webs literarias, además de realizar trabajos como corrector, redactor, «negro» literario, etc. Es autor de las novelas «Caraballo» (2007) y «Mil cosas que no te dije antes de perderte» (2011). En 2015 fue finalista del I Premio de novela negra «La Trama» en Aragón Negro. En 2016 publicó «La maniobra de la tortuga», novela que le trajo hasta mi escondite. Acaba de publicar «La tragedia del girasol» y le tenemos de nuevo por aquí.


Opinión personal.

Cuando estaba finalizando la lectura de «La maniobra de la tortuga» me enteré que estaba a punto de ver la luz «La tragedia del girasol», lo cual agradecí enormemente porque Bianquetti me había conquistado y necesitaba una dosis más. No es habitual, por muy buenos que sean los personajes y la historia que me reenganche a segundas entregas inmediatamente, porque me gusta que las lecturas hagan poso interno pero Benito ha sabido romper mis esquemas, así que vuelvo a esconder su segunda entrega en este blog.
Empecemos, como ya es habitual, con la portada. Soy defensora de que en el interior está lo importante pero una portada idónea y más en los tiempos que vivimos será la que abra camino de ventas a la historia que contiene el libro. e
En está ocasión, mi percepción es que Benito nos lanza un mensaje subliminar.  Un ¡cuidado!, lo que hay en el interior quema, lo abres cauteloso, sin saber lo que te vas a encontrar, y te encuentras con Bianquetti, quién en menos de lo esperado, te absorberá hasta tal punto que parar su lectura supondrá un «drama» que solo encontrará solución cuando vuelvas a su encuentro.

Supongo que escribir una segunda entrega y mantener la expectación e intriga, sin decepcionar no es fácil y Benito no solo lo consigue sino que se supera, no solo porque no se excede en páginas, sino que nos regala una historia trepidante que mantiene al lector sin pestañear en numerosas ocasiones. Recordemos que Bianquetti está expedientado, y que de esa difícil situación que atraviesa el protagonista tiene que partir la nueva, podría haber sido desarrollada en otro punto geográfico pero el autor nos vuelve a situar y a hacer disfrutar de Cádiz y su provincia, lugar que conoce al detalle y que por eso nos hace gozar; sin un desarrollo tan detallado del espacio temporal nos sitúa un año después desde el desenlace de «La maniobra de la tortuga». En este año las cosas no han sido fáciles. Descubrir si de aquí en adelante mejoran está en vuestras manos, pero no olvidéis coger la vuvucela porque asistiréis a un partido de fútbol, es allí donde esta historia de trama ligera y con giros inesperados os embelesará como lo hará Mary, quien protagoniza secundariamente un papel de mujer fatal que robará sueños a más de un lector, aunque las emociones también estarán a flor de piel cuando aparezcan en escena Regina,  Ferraro, Georgy  o Caracerdo. Todos ellos vendrán de la mano de un narrador omnisciente que cambiará a la primera persona cuando se entablen diálogos y que no olvidará sacar a escena a Cristina, Silva y a Sol, personajes que conocimos en la anterior novela pero que no van a ser un obstáculo para que el lector disfrute de este thriller de ambición, espionaje, narcotráfico, corrupción y poder.  El final, ¡ay, el final!, inesperado, a la altura de la novela.
¿A qué estáis esperando?

2 comentarios:

  1. Lo he leído hace muy poquito y coincido contigo. Es mejor que la primera. Y mira que lo tenía difícil, pero la supera.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta claro y así lo espero que Benito nos regale muchas historias. Larga vida a Bianquetti.

    ResponderEliminar