martes, 30 de octubre de 2018

El alma que me habita. - Antonia Romero


TÍTULO: El alma que me habita.
AUTOR: Antonia Romero.
EDITORIAL: Autoeditado 
AÑO: 2018.
PÁGINAS: 371.











Sinopsis.

Pallars. Año del Señor 1017. Bertrand de Riell, abate del monasterio de Suverte, se dispone a escribir una crónica de la historia de su familia y los motivos por los que desapareció el Señorío de Riell sin dejar rastro…
En la actualidad. Emma es una joven pintora con relativo éxito que ha regresado a España después de varios años viviendo con sus tíos en Roma. Emma siempre ha estado muy interesada en la historia de Riell, el pueblo donde nació, y durante años ha recabado información sobre el señorío. Esa investigación la llevará hasta Florencia, al palacio de Federicco Tarenzi, que afirma ser descendiente directo del humanista Poggio Bracciolini y de quien asegura que heredó una tabla del siglo X y el códice de Bertrand de Riell. 
Una trama que combina el realismo mágico con la novela histórica y el suspense. En esta novela encontrarás una fascinante historia sobre dos almas condenadas a encontrarse.

¿Quién es la autora?

Antonia Romero nació en Barcelona. Es funcionaria de carrera pero dice de ella en su web que escribir fue, desde pequeña, una pulsión irresistible. De niña reescribía los cuentos con nuevos finales y a los catorce años terminó su primera novela. 
Ha ganado varios premios literarios y publicado varias novelas, entre las que destacan «Peso Cero», «La tumba compartida», «El quinto sello« (pentalogía) o «La pieza que faltaba». Ahora acaba de publicar «El alma que me habita» y desde este escondite la deseamos mucho éxito con su nueva obra. 


Opinión personal.

«El amor es una sola alma que habita dos cuerpos». (Aristóteles).

Abro esta reseña con una reflexión que no puede definir mejor la novela de la que os vengo hablar. Sé que he roto con el formato habitual. No sé si será cosa de los duendes pero puedo asegurar que esta frase ha sido la que ha venido a mi y no, yo a ella. 

Siempre es una satisfacción y alegría formar parte de las aventuras de la pluma de Antonia. Nunca decepcionan y con esta novela lo pude corroborar al volver a ser una de sus lectoras cero. 

Antonia nos trae una novela de gran calidad literaria, y lo digo convencida del peso que puede tener esta afirmación, pero, y sin considerarme docta en la materia, puedo señalar que para que una obra destaque hay determinados aspectos que considerados básicos deben estar perfectamente trabajados y al leer esta novela catalogada en el género histórico - ficticio es lo que nos vamos a encontrar. 
La trama es el elemento por el que se engancha el lector a una historia pero en mi opinión no es solo lo que hace que continuemos leyendo. La obra de tener una narrativa ligera, con personajes definidos, capaces de conquistar al lector, que creen la necesidad de saber qué es lo que va a suceder con ellos. Si estos dos puntos son de gran importancia, no podemos dejar pasar por alto la documentación y el estudio que ha llevado a cabo la autora para poder escribir su obra, los detalles que engrandecen la historia, sin olvidar, ni los espacios físicos que le hagan situarse imaginariamente en ellos ni tampoco la línea temporal, uno de los elementos más difíciles de tratar ya que es aquí donde el más mínimo despiste del autor puede dejar algún cabo suelto que decepcione al lector. 
Bien, pues, todos estos aspectos que dotan a una obra de calidad literaria es lo que nos vamos a encontrar  y disfrutar con la lectura de  «El alma que me habita».
Antonia se ha arriesgado y esta historia se desarrolla con dos líneas temporales pero demuestra su maestría con la pluma uniéndolas a la perfección; dotándolas de grandes momentos donde la pasión y la tensión se alternan como elementos conductores del lector quien tendrá grandes dificultades para dejar de leer cuando él se lo proponga. 
He dicho de ella que «la fantasía se hace historia y sus lectores encontrarán un sinfín de emociones de las que disfrutarán en plenitud», y es que de esta novela uno no olvida fácilmente, ni de sus reflexiones tampoco.

Si queréis leerla solo tenéis que pinchar en el enlace: 







No hay comentarios:

Publicar un comentario