martes, 16 de julio de 2013

Llegó el momento...

Y así es Marycheivis reaparece de nuevo en el blog cual duende travieso cuando estabais empezando a olvidarla...

¡No os vayais! o ¿es que no queréis saber que me trajo por aquí de nuevo?

Desde pequeña siempre escuché que el saber no ocupa lugar y que había que tener curiosidad por aprender y tanto me lo inculcaron que no concibo otra forma de vida, a unas temáticas más que a otras les presto mi atención, ahí juegan un papel importante los gustos, supongo...

Soy castellana y  vivo rodeada de grandes llanuras. Tierras que según voy y vengo a mi trabajo veo evolucionar diariamente. Arado, siembra, cosecha, siega... sin embargo y a pesar de tener familiares cercanos dedicados a las labores labriegas nunca había visto de cerca cómo se cosechaba y hoy he vivido con gran expectación ese momento, gracias a unas amistades de la familia

He esperado que cayera el calor y me he acercado hasta la tierra que estaba cultivada de colza, que para los que no lo conozcáis es como esta imagen tomada de http://biodiesel.com.ar


Cuando hemos llegado me estaban esperando y me han dado la oportunidad de subir a la máquina cosechadora

Y así observar en primera fila cómo se recogen nuestros cereales o frutos de nuestras tierras


Y así mientras miraba atónita y con cierta ilusión inocente me acordaba Antonio Machado o de nuestro poeta salmantino Gabriel y Galan recitando:

...
Ara tranquilo, labriego,
y piensa que no tan ciego
fue tu destino contigo,
que el campo es un buen amigo
y es dulce miel su sosiego,

   y es salud el puro día,
y estas bregas son vigor,
y este ambiente es armonía,
y esta luz es alegría...
¡Ara y canta, labrador!

(El labriego)


Despido esta entrada con una amplia sonrisa por haber conocido algo nuevo. No os neguéis a aprender, a mi hoy me llegó el momento



¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario